Dichosa valvulina

¿No queríamos vivir una auténtica aventura? La segunda jornada del Panda Raid nos ha deparado emociones fuertes. El terreno se complica. Las únicas vías claramente reconocibles a este lado de la luna limpiaparabrisas son las del agua de los ríos. Sí, sí, de los ríos que surcan un territorio por tan seco como marrón. El día ha estado marcado por los Pandas que se quedaban atrapados en el agua y los esfuerzos de pilotos y copilotos por volverlos a poner en ruta.

La distancia que separa Tissaf de Boudnir ha estado marcada por la severidad de una orografía que ha empezado a pasar factura a los vehículos. En el caso de nuestro Panda Mecacraks, por fortuna, sin grandes consecuencias. “Estamos bien, todo funciona. Pero ha habido momentos de algunas dudas. A los problemas eléctricos que nos sorprendieron en medio de la etapa, se sumó una incidencia con la transmisión, que mi compi Ángel, un auténtico Mecacrak, ha conseguido resolver después de estar hasta última hora tirado en el suelo. Se ve que había una pérdida de valvulina importante”, comentaba Pere Banús.

Con todo, el Panda que pilotan Pere Banús y Ángel García, ha escalado una posición en la clasificación general. ¡Vamos en 26ª posición!