Sin noticias de Pere y Angel

Natural. Los problemas que el Panda venía arrastrando desde la segunda jornada con la transmisión derivaron en un buen chaperón en la quinta. La distancia que separaba las localidades de Tafrouté y Tansikht se convirtió en un auténtico via crucis para el Panda Mecacraks pilotado por Pere Banus y Ángel García.

Etapa muy larga. De puro y duro desierto. Y con el mercurio en lo más alto del termómetro. Trayecto para valientes, navegantes con buen sentido de la orientación y avezados mecánicos. Día de muchos abandonos y muchas averías. El Panda Mecacracks amagó con dejar de latir, pero el buen hacer de Pere y Ángel lo mantuvo con vida hasta conseguir la ayuda de un mecánico marroquí. No faltaban los conocimientos, pero sí las herramientas y algún componente. El trayecto del Panda Raid está salpicado de talleres locales acostumbrados a entrar en escena cuando la cosa se pone fea. Esa parada fue inevitable. Y pasó factura. El equipo quedo en la posición 224ª en la etapa y cayó hasta el puesto 131º de la general.